Medidas a tomar por los PADRES durante el COVID-19

Algunas medidas a tomar para reconducir la situación familiar lo más cerca posible de la relación familiar SATISFACTORIA.

En las consultas de los pacientes de familia, suelen venir con disputas y discusiones entre miembros de la familia más o menos fuertes. En la adolescencia estas situaciones pueden resultar muy incomodas en lo que se refiere a la obligación por confinamiento de estar tan cercanos los pertenecientes a una familia: pero si lo pensamos también puede ser una gran oportunidad para acercarnos a lo que creíamos que no se podía ya arreglar:

  1. Como generalmente en cualquier relación familiar antes, durante o después del COVID-19, tómese un momento para escuchar a los otros miembros de la familia, incluidos los niños. Cuando este escuchando, intente ponerse en el lugar del otro, comprenderle desde su punto de vista: porque piensa así, que quiere decirme, que quiere con esa acción…
    Le ayudará mucho saber que escuchar al otro no supone aceptarlo, ni tener que obedecer lo que diga.
    Después de ponerse en el lugar del otro, responda tranquilamente, aunque sea, con un No rotundo, dando sus razones, aunque más o menos gusten. A veces hay razones que no gustan, pero se pueden comprender desde la comprensión. (Lavarse los dientes todas las noches, no jugar al móvil antes de ir a la cama…)
  2. Los niños menores están constantemente comprobando los límites donde pueden llegar y a donde pararse. No caiga en dramatizar, simplemente están hablando desde lo que sienten y nada más.
  3. No se mantenga a una atención desmedida, descuidándose a usted mismo, no beneficiará a nadie, sino al contrario. Saber cuidarse como adulto a uno mismo, tomar recursos, tiempo para ello, beneficiará a sus hijos por dos razones de mucho peso:
    1. Ellos lo harán cuando sean mayores también y
    2. Se relacionarán desde la tranquilidad.
  4. No se obligue a saber de todo o no poder escuchar la angustia de los niños. Si están angustiados por algo y usted los escucha con relajación, será la mejor ayuda para ellos, más que una acción directa. En momentos de crisis ayuda el mantener los hábitos de trabajo, estudio, relajación lo más posible, sin rigidez claro está, pero cumpliendo horarios y hábitos de trabajo y de descanso, los dos son necesarios Sin el descanso no se trabajará igual de bien más tarde.
  5. Mantenga la red social de refuerzos, amigos, familia, padres, hijos, compañeros… No caiga en asilarse o en creerse autosuficiente, es importante más que nunca mantener estos contactos por internet o teléfono.
  6. Extreme las rutinas. La mejor manera para que una mantengamos cualquier disciplina es crear un horario, mantenerlo a la vista y si es necesario registrar las acciones diarias a realizar, en ese horario.

PSICOLOGÍA PARA LOS PADRES

Emplee Psicología positiva, marcar los avances, atender a sus logros como importantes “que bien te ha quedado….” ¿Cómo lo hiciste?, me sorprende…. ¿Cómo te sientes al hacerlo así?
Mantener un horario. El papel de una rutina para consolidar acciones proporciona muy buenos resultados. No decaiga hasta que consolide hábitos. Se sorprenderá.
En las tareas diarias del niño, alterne, trabajo, juego y trabajo en solitario. El juego y descanso es importante.
En la adolescencia: Escuchar los sentimientos, sin angustiarse, porque se trata de una época de apertura social muy importante y si es verdad que el covid está siendo negativamente perjudicial en este sentido para ellos. No olvide de escuchar desde la atención sin intentar hablar nada más escuche a sus hijos. Escuche comprenda, responda que ha comprendido lo que dice, y liego responda según su responsabilidad y experiencia como adulto.

También te puede interesar...

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies