Factores que incrementan la ansiedad en la juventud

Las cifras de numerosos y recientes estudios demuestran que el padecimiento de ansiedad en edades tempranas está en aumento. En el primer año de pandemia, según un análisis de la Organización Mundial de la Salud, se ha producido un aumento de más de un 25% de casos.

Los trastornos de ansiedad cada vez son más frecuentes en nuestra sociedad, lo que lleva a pensar que los hábitos conductuales que rigen el comportamiento general actual puedan no ser los más óptimos.

Éxito y frustración

Hoy en día, las expectativas y aspiraciones generales son muy elevadas. Por poner un simple ejemplo: privilegios como ocio y viajes se conciben como autoexigencias individuales desde edades donde los ingresos económicos no son suficientes para el coste que dichas actividades implican. Sentirse en la obligación de renunciar a tales tendencias sitúa a la persona en cuestión en una situación de difícil aceptación.

frustración y salud mental en la juventud

Aumenta, por tanto, la susceptibilidad al agobio y la angustia. Cada vez se manejan niveles más altos de presión y menor tolerancia a la frustración. Se producen incluso bloqueos en la capacidad resolutiva. Se han cotidianizado y estandarizado patrones de conducta cuya aplicación se asume como necesaria, mas cada caso es un mundo y cada vida cuenta con sus propios factores.

Redes sociales

Se vive en una constante exposición. Se recibe de manera continuada demostraciones y exhibiciones de vidas ajenas que provocan la comparación y el malestar.

Existe una tendencia a la construcción de una imagen personal que ofrecer al mundo que no deja de ser pura fachada. No es que la solución consista en parar de mostrar únicamente la parte más conveniente para la versión personal que se está proyectando, más bien lo ideal es disminuir la dependencia a la generación y recepción de estímulos externos sobre vidas ajenas.

Y es que esta dependencia de estímulos también es la causante de que nuestra sociedad no tolera el aburrimiento, el no hacer nada, el parar. Desconectar supone más agobio que descanso porque últimamente la concepción del concepto descanso difiere de significar alivio, reposo o tranquilidad.

Acumulación de estrés

Las continuas autoexigencias, la exagerada competitividad, el miedo al fracaso, la falta de descanso real y el tremendismo son algunos de los principales factores que han provocado la cantidad ingente de estrés que se maneja a día de hoy.

Todo ello, disminuye notablemente la calidad de vida y la capacidad de disfrute y tranquilidad del ser humano. Las personas viven en un sinvivir y precisamente por ello es imperioso dar a la salud mental la importancia que se merece y no siempre recibe.

También te puede interesar...

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies